Uno de los procedimientos que más éxito tienen entre el público es el blanqueamiento dental. Potencia el atractivo en la sonrisa porque elimina las manchas y aclara la tonalidad de los dientes. Sin embargo, a muchas personas, cuando acuden para solicitarnos información a los profesionales, les surge la duda sobre si este tratamiento duele o no. En nuestra clínica dental de Blanes, hablaremos de ello.

¿Produce dolor el blanqueamiento dental?

La respuesta es no, pero solamente si acudes a clínicas dentales de confianza. Por el contrario, las personas que intentan blanquear sus dientes con métodos caseros o sin supervisión profesional podrían dañar el esmalte de un modo irreversible y, por consiguiente, padecer diferentes dolores.

Los productos que no se utilizan bajo la supervisión médica pueden tener elementos abrasivos para el esmalte. Lo debilitan y hacen que la dentina de los dientes quede a la vista. Además, si existen grietas o desgastes en los dientes, las molestias pueden ser mayores.

Debes tener en cuenta que los expertos únicamente empleamos materiales de máxima calidad. Además, hacemos estudios previos para analizar el estado de la salud bucodental de cada paciente. Así, nos aseguramos de que las condiciones son óptimas y no hay afecciones que podrían agravarse por el efecto de los activos blanqueantes del tratamiento.

Si cuentas con un equipo médico especializado en la odontología, tendrás la tranquilidad de saber que tus blanqueamientos dentales profesionales no te producirán dolor ni durante ni tras el proceso.

¿Pueden los blanqueamientos dentales dejar a algunos clientes con más sensibilidad?

En este caso, la respuesta es sí, pero siempre se ha de recalcar que esa sensación desaparece en un máximo de dos días y que solo la sufren algunas personas. La sensibilidad de los dientes es un posible efecto secundario de los blanqueamientos. Puede causarla la solución empleada para blanquear los dientes. Esta puede reducir la cantidad de minerales y provocar que los dientes se vuelvan más porosos de forma temporal.

Los poros podrían llegar al centro del diente, lugar donde se encuentra el nervio, y producir la sensibilidad dental. Al finalizar el tratamiento de blanquear los dientes, los dientes comienzan a recuperar su cantidad de minerales y la sensación de sensibilidad desaparecerá. En caso de que padezcas esta sensibilidad, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Utiliza un dentífrico para los dientes sensibles.
  • Emplea un cepillo de cerdas suaves.
  • Haz enjuagues bucales para restaurar los niveles de minerales en tu boca.
  • No ingieras alimentos y bebidas que sean ácidos, muy dulces o amargos. Tampoco los que estén demasiado fríos o calientes.

En conclusión, tal y como te hemos mostrado, no debes tener miedo a efectuarte un blanqueamiento dental porque no duele. Eso sí, siempre y cuando lo hagas con profesionales.